Publicidad

Pagar por vender petróleo: el desplome del West Texas

 

A principios de la semana, hemos podido ser testigos de cómo el precio del barril West Texas se desmoronó por completo. Con ello, se ha llegado a una situación límite en la cual los vendedores ya no pueden cobrar por la venta de un barril, de hecho más bien se encuentran en la obligación de pagar a alguien por quedarse con él. 

coronavirus petróleo, valor petróleo

Los expertos achacan este estrepitoso fracaso cal reciente acuerdo histórico realizado por la OPEP, que precisamente tenía como objetivo poner remedio a la crisis del petróleo que se estaba produciendo a causa del Covid-19. Según opinan, llevar a cabo dicho acuerdo ha sido un error porque no resulta suficiente para compensar la caída de la demanda, fruto de la pandemia mundial.

Uno de los lugares donde más se demanda este tipo de barril es en Estados Unidos, como no podía ser de otra manera. Allí podremos encontrar instalaciones en las que incluso ya no tienen capacidad para seguir alimentándose, por lo que urge la necesidad de deshacerse de ellos, y es por ello que se ha llegado a pagar a otras personas para que se hagan cargo del almacenamiento de dichos barriles.

Los expertos ya pronosticaban este fatídico final para el barril, ya que se podían ver zonas de Estados Unidos donde lo ofertan a precios ridículos, como por ejemplo por tan sólo dos dólares.

A principios de esta semana, el crudo perteneciente a West Texas ya estaba condenado. En apenas unas horas, pasó de valer 13 dólares a -37, una vez que se cerraba la sesión bursátil. Se trata de una cifra negativa que no se había visto jamás en la historia del West Texas.

Los expertos sostienen que el futuro de este tipo de barriles pende de un hilo, y que todo depende de la evolución de la demanda. Al encontrarnos en una situación tan impredecible económicamente como la que estamos viviendo a causa del coronavirus, nadie sabe si mañana la demanda podría aumentar o caer todavía más bajo. Por lo tanto, podemos concluir que el destino de West Texas se decidirá en la entrega de junio.

Las consecuencias del Covid-19 son como un efecto dominó. Las medidas de cuarentena llevabas a cabo en la mayor parte de los países a nivel mundial, lleva a la paralización de numerosas industrias, como la del transporte. Esto afecta directamente a la producción de crudo, e inmediatamente después, a todas aquellas empresas cuya solvencia depende de que el barril esté más cerca de 60 dólares que de 0. El siguiente en verse afectado por esta situación son los instrumentos financieros invertidos en dichas compañías, ya que si ellas se ven afectadas, ellos también.

Sin embargo, a pesar de la gravedad de todo esto, resulta casi incomprensible para los expertos la despreocupación que están mostrando en general los mercados financieros. Se espera que a lo largo de esta nueva entrega, sean capaces de mostrarle la importancia que merece a una industria que tiene tanto peso en el mercado, como lo es la del crudo.

 También te pueden interesar estos artículos

Publicidad