Publicidad

Cómo cerró el año 2019 el IPC

El IPC apretó más fuerte que en meses anteriores el pasado diciembre, para cerrar el año en el 0,8%, en gran medida por la subida de los combustibles. 

ipc

Tal y como los expertos pronosticaban, a finales del pasado año se produjo una tremenda subida de la tasa de inflación, condicionada en gran parte por la subida del precio de los combustibles. La electricidad no fue un elemento a destacar, puesto que se mantuvo en una tendencia descendente un mes más, lo que ha contribuido a mitigar el empujón de los últimos dos meses.

Basándonos en los datos ofrecidos por el INE, los combustibles han sido, sin lugar a dudas, el elemento más decisivo para que el IPC pase del 0,4% en noviembre al 0,8% tan sólo un mes después. Se trata del segundo mes consecutivo en el que la tasa interanual marca una trayectoria ascendente. Dicho índice comenzó el pasado 2019 en el 1%, aumentando en abril hasta el 1,5%. No obstante, en mayo experimentó una bajada del 0,4% y en junio volvió a subir levemente, al 0,5%. En los meses de septiembre y octubre marcó la tasa más baja de los últimos 3 años (0,1%).

Por el contrario, la electricidad ha resultado ser el producto que menos destaca en el índice. El coste de la luz sigue marcando mínimos debido a las condiciones meteorológicas, lo que favorece el uso de las energías más baratas del mix (eólica, hidroeléctrica y solar).

Como ya hemos mencionado anteriormente, ha sido la luz la causante de mitigar la subida del índice, y ha dejado cortas las previsiones que manejaban algunos expertos, que esperaban que la subida en noviembre fuera del 0,2%.

indice de precios al consumo

Diciembre rematando el IPC 2019

El índice Armonizado (IPCA), en el cual se le elaboran términos comparables para todos los miembros de la UE, situó su tasa interanual en el 0,7%, tres décimas por encima con respecto al mes anterior.

Aunque parece que finalmente será más. El INE informó recientemente de que el IPC de diciembre de 2019  fue del 0,8% interanual, cuatro décimas más que en noviembre, debido al aumento del precio de los carburantes. Los expertos afirman que ya se preveía un acelerón en el final de año, provocado por el efecto escalón que se produce al comparar con las tasas de finales del año pasado, cuando se produjo una fuerte caída de los combustibles. Y, a pesar de todo, el arreón final fue menor de lo esperado por la institución, ya que preveía una tasa del 1,1%. Esto se debe al inesperado comportamiento de la luz, que ha marcado ese mes precios mínimos desde hace cinco años y que sigue en trayectoria descendente. En diciembre, el precio medio ha sido de 33,8 euros el megavatio/hora, un 45,3% más bajo que el mismo mes de 2018.

Sea como fuere, el empujón final deja la tasa en el 0,8%, la mitad de lo que subieron las pensiones en enero. Lo que resultan ser ocho décimas de ganancia de poder adquisitivo, una alegría que los pensionistas no se llevaban desde aquel 0,25% de 2015. Durante ese año, las pensiones subieron el mínimo del 0,25% que marcaba la reforma del Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) que aprobó el gobierno en 2013, cifra que confrontó con unos precios estancados (0%).

También te pueden interesar estos artículos

Cómo influye el sitio donde vives en los precios

Combatir la subida de precios con el minimalismo

Publicidad