Publicidad

¿Qué es la reflación?

¿Deflación o Hiperinflación? Este se ha convertido en uno de los principales debates acerca de la economía española, europea y mundial. Desde IPC Blog hemos planteado ambos escenarios empezando por el actual proceso de desinflación y terminando en una posible superinflación que podría esperarnos en el futuro. Aunque el escenario se va aclarando poco a poco con el paso de los meses, todavía persisten dudas sobre lo que pueda ocurrir.

deflacion e hiperinflacion

La reflación puede definirse como la estimulación de la masa monetaria mediante el incremento de la masa monetaria o la reducción de impuestos. Una política monetaria y fiscal para hacer aumentar el PIB.

De hecho, cada vez parece más claro que a medio-largo plazo viviremos una fuerte inflación aunque aderezado con algunos ingredientes extra, empezando por la recesión económica. Esto es lo que técnicamente se conoce como reflación.

Desde especulacion.org Jesús Perez explica que en realidad la reflación se puede entender como el acto de estimular la economía incrementando la masa monetaria o reduciendo los impuestos. Es decir, es una inflación artificial creada por el Estado.

En el caso actual estamos viendo ambos comportamientos. Las medidas anticrisis de muchos gobiernos están utilizando los estímulos fiscales y monetarias para incrementar el consumo y la producción. Sin embargo, la dureza de la crisis está haciendo que todavía el ciudadano no se lance a la piscina del consumo (de ahí las caídas de precios), a lo que hay que unir el comportamiento del petróloe, que parece que ahora empieza a repuntar.

En principio, las medidas reflacionarias deberían estimular la producción, algo que no está ocurriendo en el caso español, sino más bien lo contrario. Buena parte de culpa la tiene el aumento de la tasa de paro, que limita la producción. Esto es un problema que pone en tela de juicio las medidas que se han tomado hasta el momento.

Por ahora se ha logrado capear el temporal regresando a un estado de precios ‘por los suelos’ que no se podrá mantener eternamente. Con el tiempo la presión fiscal aumentará para hacer frente al endeudamiento que están generando las medidas anticrisis, a lo que habrá que añadir el aumento del precio del dinero, del euribor y del petróleo, lo que repercutirá en una pérdida de poder adquisitivo para el ciudadano medio.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>