Publicidad

¿Cómo reestructurar tus deudas?

Cuando hablamos de reestructurar la deuda nos referimos a renegociar las condiciones de devolución para adecuar la deuda a nuestras posibilidades de pago actuales. Puede que nos planteemos una reducción en la tasa de interés o un alargamiento de los plazos. Se trata de renegociar con la entidad emisora de la deuda (sea un banco o quien nos haya prestado el capital) las condiciones de aquella deuda. Cuando hablamos de reestructurar las deudas (en plural) podemos referirnos también a la refinanciación de deudas o reunificación de estas.

money-167735_1280

Refinanciación de la deuda, lo que hay que saber

Hablamos de refinanciar nuestras deudas cuando agrupamos todas nuestras deudas en una sola, para generar un simple pago al mes en lugar de diferentes. Pongamos por ejemplo que tenemos un préstamo para el coche, uno para la casa y otro para los electrodomésticos. Pues bien, la reunificación consiste en agrupar todos los pagos en uno, agrupando todo en una única cuota. Y es una de las estrategias por las que podemos optar a la hora de reestructurar nuestra deuda.

Reestructurar la deuda se hace principalmente para conseguir un plazo más largo, mejorar el tipo de interés o pagar cuotas de otras cantidades. En definitiva, renegociar la deuda con la entidad emisora.

Si optamos para llevar a cabo una reunificación de la deuda lo que haremos es agrupar todas las deudas en una única sola y eliminar las otras, pagando una sola cuota al mes. Al hacerlo renegociaremos con la entidad emisora los plazos de pago y las cantidades. Pudiendo pedir una amortización a más largo plazo. Pero el objetivo de ello es centrarlo todo en una sola cuota para no tener que estar pendientes de diferentes pagos a la vez.

 

Motivos para refinanciar la deuda

  1. Para agrupar todas las deudas. Como hemos dicho puede que nos convenga reunificar las deudas, para poder optar a una sola cuota, siendo más ordenado y sencillo de tramitar.
  2. Para mejorar las condiciones. La mayoría de personas utilizan la refinanciación de la deuda para mejorar o renegociar las condiciones con la entidad emisora. Para poder refinanciar esta deuda hay una serie de cosas que debemos cumplir: no deber nada, tener ingresos regulares o un aval, y un motivo que justifique esta refinanciación.
  3. Para ajustar la deuda a nuestra capacidad actual. Puede que nuestra situación haya cambiado mucho desde que iniciamos estos créditos, por esto la refinanciación nos permite adaptar nuestra situación actual a nuestras deudas. Puede que incluso tengamos más capacidad de pago y queramos aumentar el importe de las cuotas para terminar antes de pagar.

 

Cómo refinanciar la deuda

Hay que tener en cuenta que la restructuración de la deuda puede conllevar una serie de gastos. Por tanto, lo primero que tenemos que hacer es sopesar estos gastos y mirar si nos vale la pena tomar alguna de las medidas como la de unificar todas las deudas en una.

Para ello deberemos informarnos de todo con nuestra entidad emisora (sea el banco o alguna entidad de capital). Ten en cuenta el plazo de reembolso del préstamo, el coste de la refinanciación y la situación económica actual que tienes.

Para ello te recomendamos informarte con algún gestor o experto en el tema. El mismo que puede informarte sombre una ampliación de capital.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>