Publicidad

Tres bancarrotas que afectaron a su bolsillo

Tres bancarrotas que afectaron a su bolsillo

Nunca en la historia de la humanidad se habían producido de manera tan acentuada las consecuencias de eso que venimos a llamar globalización como en los 13 años del presente siglo.

Consecuencias tanto negativas como positivas obviamente, basadas todas ellas en buena medida en un aumento del caudal de información simplemente no medible, que traslada dichas informaciones de un punto al otro del globo en instantes, generando además no sólo acceso pasivo a la información, sino también la posibilidad de toma partido, algo muy aplicable a las redes sociales y los, por ejemplo, conflictos geopolíticos de estos últimos años.

Sin embargo si hay algo rápido en su propagación, de consecuencias negativas y, desde luego, nada controlable por el ciudadano de a pie, son los movimientos generados por las bancarrotas que, en lo que llevamos de siglo, han creado verdaderos tsunamis económicos a nivel internacional.

Coincidiendo con el quinto aniversario de la quiebra de Lehman Brothers vamos a repasar alguna de las más influyentes bancarrotas de lo que llevamos de siglo, en este caso todas internacionales, aún sabiendo que nuestro país también hemos tenido varias más que influyentes.

Enron

Corría agosto 2000 y Enron había alcanzado un techo histórico de cotización en los 90,56 $ por acción. Sin embargo, a la par que la fachada de este gigante de la energía relucía, las cañerías se encontraban totalmente podridas, y, ya en el mismo mes de septiembre el valor de las acciones comenzaba a retroceder ante los continuos rumores de corrupción y mala praxis empresarial.

A comienzos del año 2001 las acciones de Enron caen en picado hasta los 30 $, coincidiendo con la publicación ya abierta de lo que antes eran rumores y que pone al descubierto una política de maquillaje endogámico entre empresas subsidiarias que ocultaba unas pérdidas multimillonarias. Este era el fin de la empresa y su bancarrota con las consecuentes acciones judiciales continuadas a lo largo del tiempo.

A nivel internacional Enron supuso un punto de inflexión más importante entre lo que se suponía y lo que se pasó a saber a ciencia cierta, un caso de fraude empresarial que además contribuyó al endurecimiento de las leyes en lo relativo a estas prácticas en EEUU, pero sobre todo aumentar la desconfianza del ciudadano de a pie en los grandes monstruos empresariales.

Lehman Brothers

Tres bancarrotas que afectaron a su bolsillo

 Parafraseando a un mítico grupo músico humorista argentino; qué podríamos decir de Lehman Brothers que no se haya dicho ya… o que sí se haya dicho. Sin duda estamos ante una de las bancarrotas globales a las que nos referíamos al comienzo del artículo. La declaración de quiebra en el año 2008 por parte del que era el cuarto banco de inversión de Estados Unidos, no sólo presentaba una deuda de 691.000 millones de dólares, sino que de hecho ponía encima de la mesa la quiebra más grande de la historia del país, así como la quiebra de un modelo de financiación, las hipotecas subprime, que, se encuentra en el origen de la primera detonación de la actual crisis. De la que, con buen criterio, en este mismo espacio se reconocía que Estados Unidos ya se encuentra saliendo pero Europa continúa atascada, con, por ejemplo, el precio del dinero más barato de toda su historia, nada menos que cinco años después.

Esta bancarrota trajo consigo también una constatación que hasta entonces era una suposición pero, acabó por convertirse en una realidad tangible; la pujanza económica de los países emergentes en relación a las economías desarrolladas que quedaban frenadas en seco chocando contra el muro de la crisis. Es cierto que posteriormente también las economías emergentes han ralentizado sus crecimientos, pero eso ya es otra historia.

 Washington Mutual

El motivo por el que incluir la bancarrota de Washington Mutual es doble, casi si nos apuran triple, ya que la bancarrota de esta entidad, prácticamente seguida a la de Lehman Brothers, en primera instancia fue la confirmación del grave problema del sistema bancario estadounidense que, posteriormente arrastraría también tras de sí a Europa, pero además se trata de uno de los ejemplos de pánico bancario de libro más cercanos en el tiempo, y, probablemente de un ejemplo también de manual de cómo se puede pasar de ser un símbolo de la financiación inmobiliaria bancaria a una quiebra.

La historia es relativamente simple, el terror se instala en los inversores y los ciudadanos de a pie tras comenzar a caer el castillo de naipes de las subprime, en esta tesitura, en unos pocos días los inversores y clientes de la entidad retiran fondos por más de 16.000 millones de dólares, el resultado es de todos conocido, la compañía cae menos de dos semanas después que Lehman Brothers presentando en este caso una deuda de 328.000 millones de dólares.

Imagen 1: fotobias pixabay.com

Imagen2 : Ernie McClellan flickr creative commons

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>